Al abrigo de la nostalgia

Llegó el frío. La niebla, el viento. Los días ateridos. La arruga en medio de la frente, las ojeras oliváceas, el cutis amarillento y pálido. Sólo queda abrigarnos en las imágenes  plata de un estío dorado. Sólo queda tomar la nostalgia entre los dedos y moldear con ella un abrigo a medida, para estos días fríos, desapacibles. El consuelo de una lectura que nos acune, que nos alivie.
Y el mar

Foto: Una lectora en Las Canteras, Palmas de Gran Canaria. María Antonia Moreno

Comentarios

Xibeliuss ha dicho que…
¡Arriba ese ánimo, Mª Antonia! Que el invierno también tiene su aquel.
Abrazos
Isabel Romana ha dicho que…
Qué hermoso pensamiento, mª antonia. Has elegido un buen lugar para que nos acune una buena lectura, aunque se vean nubes en el horizonte...
Queda muy bonita y muy relajante tu página, me gusta el azul cielo del fondo. Un abrazo muy fuerte.
Cecilia Ortiz ha dicho que…
Marian, Consuelito te lleva gotas de tibieza del día de ayer, una rosa blanca y varios dulces para que disfrutes mientras observas el paisaje otoñal. Y lees, alejada de lo diario.
Abrazo grande

Ce
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Tienes toda la razón, Xibeliuss! Gracias!
Abrazo
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Hola, Isabel. Pues la tengo toda descolocada porque no acierto a poner arriba el archivo y los enlaces de los blogs que sigo... ay

Un beso
Mª. Antonia Moreno ha dicho que…
Gracias, Ce. Recibido todo. Un fuerte abrazo, amiga
alicia ha dicho que…
Yo he burlado al invierno durante ocho días... En Egipto seguía siendo verano y la nieve solo era una palabra que nadie había tenido allí entre las manos.
Ahora sí, regreso al invierno
Besos con bufanda